AMOR POR LA AVENA

En este último tiempo he cambiado mi afición por desayunos tóxicos e hipercalóricos por estos deliciosos porridges de avena. Cuando estudiaba en la Universidad, el completo matutino era ley y si no podía comprarlo me bastaba con una barra de chocolate, pero en poco tiempo volvía a tener hambre. Recuerdo que antes la avena me aburría rápidamente porque la cocinaba sólo con leche y un poco de azúcar y sabía a avena y nada más. Gracias a una persona que sigo en Instagram @minrebolledo y su blog www.savitari.com, conocí nuevas formas de comerla y ahora la combino con diferentes saborizantes (vainilla, cacao, jengibre, cardamomo, limón, canela) además de frutas y mantequillas vegetales (almendra, maní) que llenan de sabor mis mañanas.

Recomiendo esta opción siempre que la levantada sea 15 minutos antes de salir a trabajar o estudiar, porque requiere dedicación y paciencia para lograr la consistencia y sabor adecuados. Yo afortunadamente la disfruto con mis hijas acostada viendo un ratito televisión antes de comenzar la jornada. Después del desayuno, nos levantamos y estamos sin hambre hasta el medio día, cosa que antes era imposible con los desayunos convencionales. Con la avena, aumentamos la fibra y la sensación de saciedad, al igual que con otros desayunos que mostraré más adelante en donde hago el pan de diferentes formas y con harinas integrales, con rellenos súper nutritivos, deliciosos y saludables. Aquí algunas fotitos de algunos desayunos que hemos disfrutado, con cariño para ustedes!!!!

IMG_0073IMG_0340  IMG_0355-1IMG_0344 IMG_0401 IMG_0597

TIPS PARA UN MEJOR RESULTADO

Cocinar avena tradicional o comprada a granel, nunca instantánea (es muy procesada y queda sin sabor ni consistencia)
La medida estándar es 1/3 taza de avena por una de leche de tu preferencia.
Preferir siempre frutas de la estación, ojalá orgánicas.
Se puede utilizar endulzan en vez de azúcar.
Acompañar de un gran vaso con agua o infusión de tu preferencia.
Queda deliciosa con mantequilla de maní casera o de almendras (se hace muy fácil, solo con los frutos secos en una procesadora, solo necesitas paciencia)
Cocinar a fuego lento hasta alcanzar la consistencia deseada.
Permitirle a los niños aprender de nuestra buena alimentación, prediquemos con el ejemplo para que tengamos adultos saludables en el futuro.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *