COMO HACER QUE LOS NIÑOS COMAN:MI CLAVE DEL ÉXITO 

Cuando era niña habían cosas que no me gustaban para comer y aunque mi mamá cocina exquisito, igual recuerdo que por ejemplo los tallarines con salsa no me gustaban (por la textura de la cebolla) y tampoco la leche.

A medida que fui creciendo fui descubriendo los sabores y creo que hoy como absolutamente de todo.

Entonces, cuando comencé a darle la alimentación complementaria a mis hijas me cuestioné mucho qué darles para que, al igual que yo, comieran y probaran de todo.

Pero, aquí nacen algunas preguntas en toda madre y padre: como por ejemplo: por qué deben comer variado?, debo obligarlos a comer cuando no quieren? Cuál es la porción adecuada? Debe comerse toda la comida que hay en el plato? Qué hay de las verduras? Cuántas veces al día deben consumir lácteos?  Y así podría identificar miles.

 
Gracias a mis lecturas y conocimientos de nutrición aprendidos en mi carrera, he logrado dar respuesta a varias de estas preguntas y he sacado conclusiones que quiero compartir con ustedes, sobretodo con las madres, padres o criadores que están un poco angustiados con el tema. Aquí va lo que yo he hecho con mis hijas y que me ha dado excelentes resultados.

CUANDO COMENZAR A COMER

Un niño debe iniciar alimentación complementado la lactancia al final de los 6 meses de edad. Deberá partir con papillas muy suaves de verduras y poco a poco ir incorporando proteínas vegetales y animales. En el caso de los vegetarianos, es tema para otro post, pero acá son mis conclusiones generales.

JUGOS, BEBIDAS Y POSTRES AZUCARADOS

Por ningún motivo poner azúcar a los postres de fruta y jugos de los niños. El azúcar es adictiva y al agregarla además de producir sobre excitación en los niños, de cebarlos para consumir más, los privamos del sabor real de las comidas. Si ellos no la prueban, jamás la necesitarán. Con esto no digo que si los llevan a un cumpleaños no los dejen probar caramelos porque lo harán igual pero que el común de sus días sea sin estas cosas para no perjudicarlos. Bebidas gaseosas, azucaradas o con endulzantes, deben ser evitadas al máximo y las bebidas cola más aún, si le damos agua a nuestras plantas porque es lo mejorcito, no les demos gaseosas a nuestros niños llenas de químicos y que no sacian su sed. Si un niño es acostumbrado desde siempre a tomar agua, cuando tenga sed pedirá agua, es como 1+1=2.

PORCIONES DE COMIDA

En general un niño en crecimiento debe tener como rutina 4-5 comidas diarias que incluyan 200g de papilla o comida molida o entera con proteína, cereal, grasas y verduras de buena calidad, además de una fruta en cada una. Pero a veces los niños comen menos. En mi caso, cuando empecé con las papillas comían poco y gradualmente llegaron a comer la porción completa. Hoy, ya comen lo mismo que todos en la casa, todas las recetas que posteo acá, pero las porciones van variando y a veces comen un poquito más o un poquito menos. La clave es que coman hasta que estén satisfechos, si un niño no puede comer más, nunca hay que obligarlo ni menos premiarlo porque se coma “toda la comida” porque El Niño generará un refuerzo positivo no al disfrutar el acto de comer, sino al complacer a sus padres y quedar repleto. Antes yo misma comía hasta quedar llena y la sensación posterior es muy desagradable, esto me llevó a tener reflujo gastroesofagico y por supuesto sobrepeso. Aprendí con mis niñas que ellas comen  todo lo que las deja satisfechas y casi siempre es una una buena porción. Tienen buen crecimiento, buena digestión, buen aumento de peso, buena salud, para que las quiero siempre llenitas? Y sobretodo en la casa está instaurado que el que “gana” la competencia en la mesa es quien “disfruta” más su comida, no el que se come todo primero.

 
Y LO QUE NO LES GUSTA?

Tengo una a formula a seguir en pasos:

-primero incluir en las papillas cosas de fácil digestión y de textura agradable (papas, zapallo, espinaca, zanahoria)

-agregar de a poco elementos con sabor mas fuerte, como las legumbres. Primero pasadas por cedazo y luego molidas completas.

-cuando comiencen con picados, se verán más separados los sabores y aquí  hay cosas que no les gustarán. La primera vez, apartar el elemento y explicarle al niño que es bueno par su salud (aunque no lo crean lo entienden), para que crezcan fuertes, sanos y puedan jugar y aprender sin problemas. Nunca obligarlos a comer. En otra oportunidad, incluirlo en nuestro plato y comerlo con ganas mostrando lo rico que es, ellos nos creen y lo mejor es el ejemplo, decirles que cuando estén más grandes cambiarán los gustos y les gustará ese elemento. Poco a poco se creará interés en ellos en probarlos. Por ejemplo mi hija mayor come de todo pero hay cosas que no transa: berenjena, champiñón y pepino. Cuando cumplió cuatro años me dijo que le preparara algo con champiñones porque ya era grande y quería probarlos. Y así fue. No es fanática pero ahora cuando hay, se los come y ya no tengo que apartárselos. Eso me ha resultado. Además si un día de la semana come mal o insuficiente no la matará, paciencia que están siempre aprendiendo y saboreando lo nuevo, descubriendo el mundo.

Y LAS ENSALADAS?

Sencillo: mi hijas desde que tienen dientes comen ensalada. Bien aliñada, al principio con cero sal. Un plato con lechuga muy fina es un juego perfecto para sus manitoa pequeñas. Dejemos que jueguen con ese plato de comida y poco a poco irán incorporandolo. Ahora si sirvo el plato y no hay una gran ensalada en el centro de la mesa les parece muy raro y la exigen.

 
LÁCTEOS?

Se dice que al día los niños deben consumir dos porciones de lácteos, o sea, 4 yogurt ó 2 tazas de leche. Difícil porque a mi hija menor le carga la leche. Entonces que hago? Yogurt natural con frutas, batidos de leche con frutas, avena con leche. Y así tiene todo el calcio que necesita que por lo demás es lo único que rescatamos de la leche porque tiene excelente absorcion. Igual es controversial el tema de la leche últimamente pero opté por darles leche a mis hijas por el calcio.

HORARIOS?

Por supuesto, el cuerpo para crecer saludable  debe tener una buena ingesta de nutrientes y disponibilidad de esto en las horas precisas. Este es el horario que tengo para mis niñas:

8:00-9:00 desayuno, todos los que ven en mis recetas que incluyen un lacteo, un cereal y frutas. Dos veces a la semana huevos.

11:00 colación, galletitas, muffin, barras de cereal casero, a veces fruta.

13:00 almuerzo

16:00 colación, casi siempre es batido, yogurt o muffin

 
19:00 cena, igual al almuerzo.

No toman bebidas gaseosas.

Jugos envasados de vez en cuando.

Toman agua de la llave, mucha.

Se levantan temprano y duermen temprano.

Juegan, juegan y juegan.

Miran poca tele y en horario establecido casi siempre un rato en la mañana nunca antes de dormir.

Se duermen en mis brazos con un cuento de papá o con una canción de mamá, no soy buen para los cuentos.

Bueno, es es mi experiencia y hoy mis hija comen de todo, con muy pocas excepiones.

Orden, variedad, no obligar y disfrutar: esa es la clave.

Espero mi experiencia les sirva, cada niño es un mundo con gustos y preferencias diferentes, potenciemos en nuestros hijos lo que les gusta, preparemos esa legumbre de diferentes maneras hasta que la coman, con paciencia, cariño y dedicacion, ellos se lo merecen. Cocinemos con ellos. Disfrutemos la comida con ellos.

Con el corazón  llenito de orgullo y amor,

Nati

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *