ENSALADA DE VERANO #4

Este es clásico de clásicos, pero hay que tener ojo con la preparación de las betarragas para que queden en su punto, así que aunque es una ensalada ultra fácil de hacer, les dejo el paso a paso:

La betarraga (betabel, remolacha) se puede consumir tanto cruda como cocida. A veces, cuando se consume cocida, puede provocar hinchazón o flatulencias, debido a los fructanos que posee. La personas con síndrome de intestino irritable o sensibilidades alimentarias pueden reaccionar ante los fructanos. Los fructanos son cadenas de fructosa que pueden ser fermentadas en los intestinos, lo que produce un exceso de gas e hinchazón. Más información AQUI.

Yo prefiero consumirla cruda y de verdad que disminuyen estos efectos. Pero de todas formas el malestar no se compara a su exquisito sabor y a disfrutar una ensalada deliciosa como esta, que está llena de nutrientes beneficiosos para nuestro organismo y como digo siempre, para nuestros niños. A mis monas locas les encanta!

Para que queden bien cocidas, hay que ponerlas a hervir con cáscara en una olla con abundante agua. Siempre deben estar cubiertas con agua y están listas cuando al introducir un cuchillo están blandas. Luego se sacan del agu, se lavan bajo el chorro de agua fría y se pelan. Si las quieren dejar para después, es mejor guardarlas enteras, así conservarán mejor su color y sabor.

Para preparar la ensalada, se pican en trozos irregulares. Luego se pica cebolla a gusto en cubitos pequeños y un poco de cilantro.

Esta ensalada la aderecé con vinagre de manzana, aceite de maravilla y sal. Pónganle mucho porque el jugo que queda en la fuente es lo mejor!

Sirve para acompañar carnes, asados, pollos o incluso como una colación.

Con cariño,

Nati

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *