ROSQUITAS – RECETA DE MI MAMÁ (las puedes hacer fritas o al horno)

Hoy sábado 10 de junio aparezco en el programa de TV “Sabingo” de Chilevisión (entre 15:00 y 17:00 hrs.) mostrando esta deliciosa receta que aprendí de mi mamá. No se pierdan el capítulo porque además estará mi amiga de BLOGI cocina, Augusta de The Simple Life. También se puede ver en la señal on-line y si no lo alcanzan a ver lo pueden mirar por internet porque queda grabado en la página del canal para siempre.

Así que los invito a mirar la receta por la tele, (aunque me da mucha vergüenza, pero fue una experiencia súper entretenida) y por supuesto, los invito a hacer estas deliciosas “rosquitas” en su versión frita que muestro en la tele u horneadas porque son muy simples y suuuuper ricas!

Como todas mis recetas son ultra fáciles de hacer y con pocos ingredientes:

INGREDIENTES

-2 huevos (uno para pintar y otro para la masa, si las hacen fritas es solo un huevo)

-1/4 taza (60 mL) de aceite de maravilla

-1/4 taza de jugo de limón recién exprimido

-1/4 taza de licor dorado (pisco, ron)

-1/2 taza de azúcar (un poco más si eres más dulce)

-harina sin polvos de hornear en cantidad necesaria (entre 3-4 tazas)

-1 cucharada de polvos de hornear (Royal)

-Azúcar flor para espolvorear (especialmente las fritas)

PREPARACIÓN

Precalentar el horno en 180 grados.

En un bowl batir el uno de los huevos y agregar el azúcar. Agregar el licor, el limón y aceite. Incorporar muy bien batiendo con un tenedor. Agregar poco a poco la harina y el polvo de hornear hasta obtener una masa suave que no se pega en las manos pero no seca (en realidad si se pega un poco en las manos)

Armar las rosquitas: estirar porciones pequeñas como haciendo un “lulo” y luego enrollar como en la foto y poner sobre manta de silicona aceitada o papel aluminio en la lata del horno.

Batir el otro huevo y con ayuda de los dedos o una brocha de cocina pintar las rosquitas y llevar al horno por 10 minutos aproximadamente hasta que estén doradas y firmes.

Si las quieren fritas, solo hay que sumergirlas en aceite muy caliente hasta que estén doradas y luego dejarlas botar el exceso de aceite sobre papel absorbente. Finalmente espolvorear con azúcar flor.

Servir tibias o frías. Si es que alcanzan a enfriarse…

Con cariño

Nati

Nati

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *